Sobre Nosotros

Nuestra Visión

En Aleph con Beth creemos que los lenguajes bíblicos pueden y deben ser la nueva normalidad para el discipulado. Durante mucho tiempo, aprender hebreo y griego ha sido algo reservado para pastores, líderes y sacerdotes, y para aquellos laicos con dinero para pagar costosas clases de idiomas. Esto ha llevado a que el conocimiento de los lenguajes bíblicos sea asociado con la “élite espiritual” culta. Pero ahora vivimos en una época sin precedentes en la que Dios nos ha dado nuevas herramientas y tecnologías para hacer que los lenguajes bíblicos estén disponibles para todos en el mundo, ¡gratis! Puede leer más sobre nuestra filosofía de recursos gratuitos aquí.

Muchas personas que se proponen aprender hebreo bíblico nunca alcanzan sus metas, y las pocas que logran progresos luchan por retener y usar lo que han aprendido. El hecho es que la mayoría de las personas en el mundo no fueron diseñadas para aprender un idioma usando un libro de texto y memorizando muchas reglas. En cambio, aprendemos mejor un idioma usándolo: escuchándolo y hablándolo. Todos tienen la habilidad innata, dada por Dios, de aprender un idioma de la manera natural en que aprendieron a hablar su lengua materna cuando eran niños: primero escuchando, entendiendo, hablando poco a poco, y luego el alfabeto y las reglas gramaticales. Aleph con Beth se aproxima a este estilo de aprendizaje natural e inmersivo, construyendo lentamente su comprensión mientras usted observa. Esta forma natural de aprender un idioma es divertida y placentera, y también, más efectiva con el tiempo, mientras que los sonidos y la gramática del hebreo bíblico se abren camino en su memoria a largo plazo a través de la repetición y el uso.

En el mundo occidental tenemos un “exceso extremado de riquezas.” Tenemos miles de recursos bíblicos a un clic de distancia y en el idioma que mejor entendemos, mientras tanto, hay millones de personas en otros países que ni siquiera tienen una Biblia en su lengua materna. Entonces, nuestro objetivo es capacitar a la Iglesia universal con los idiomas bíblicos, así como también capacitar a las personas que participarán en la traducción de la Biblia. Para hacer eso, nuestros videos tienen que ser lo más accesibles posible para cualquier persona de cualquier idioma, de modo que nadie tenga que aprender primero Inglés para luego aprender Hebreo. Es por eso que nunca escuchará explicaciones en Inglés en nuestras lecciones. Aprenderá Hebreo a través de … ¡Hebreo! Mientras tanto, estamos trabajando para crear recursos gramaticales complementarios y asociarnos con voluntarios de todo el mundo para traducirlos a los principales idiomas para que todos puedan acceder a las herramientas que necesitan para comprender el Hebreo a fondo. ¡Lo invitamos a unirse a nosotros en este viaje hacia el idioma de la Biblia Hebrea! Eche un vistazo a nuestras divertidas e inmersivas lecciones en nuestro canal de YouTube, no olvide suscribirse para que no se pierda las últimas lecciones y por favor, ¡compártalas con amigos de otros países y orígenes lingüísticos que puedan estar interesados ​​en aprender Hebreo! Además, no dude en descargar nuestros videos y recursos y distribuirlos fuera de línea a aquellos con acceso limitado a Internet. Aquellos con menos acceso son aquellos a quienes más queremos capacitar.

!תּוֹדָה רַבָּה

Quienes somos

Beth (Bethany) siempre estuvo fascinada con los idiomas desde que era niña (puedes recorrer su loco cuaderno de idiomas de la escuela secundaria aquí). Ella también tiene un don para el arte (lo cual puedes ver en su Instagram aquí). Sus intereses la llevaron a obtener una maestría en Lingüística en la Universidad de Dakota del Norte, y ahora está trabajando en un doctorado en Hebreo bíblico a través de la Universidad del Estado Libre en Sudáfrica. Sirvió durante cinco años en Colombia enseñando a los futuros misioneros cosas como Adquisición de un Segundo Idioma y Fonética. Después de eso, fue a estudiar Hebreo al Centro de Traductores de la Biblia en Jerusalén, donde conoció a Andrés.

¿Y qué sobre Andrés? En resumen, él es un consultor de traducción quien ha escrito un montón de música, un puñado de libros, creado algunas aplicaciones de oración, tiene un podcast y sirvió en Guinea Ecuatorial. Ahora él y Beth viven y trabajan en Oaxaca, México, donde Andrew creció. No dudes en seguirnos en Facebook aquí.

¡Shalom!